martes, 13 de junio de 2017

Romance de una tertulia especial


¡Ole, Maruja, ahí queda eso!
Muchas gracias por tu gran humanidad y sensibilidad, pero, también, por tu sentido del humor.



Hoy, señores componentes,
de una tertulia especial,
con detalle y con destreza
les quisiera relatar
este romance manchego
que harto me hizo pensar,
acaecido en Albacete:
ciudad llana y de solaz.

En la Biblioteca Pública
se dispuso celebrar
la quincenal reünión,
que de un libro iba a tratar.
Dicho libro era, en cuestión,
muy difícil desglosar,
porque fue la primer vez
que este autor se iba a tocar.

Y, entre saludos y besos,
parabienes y demás,
todos los allí presentes
deseaban comenzar.
Era tarde calurosa,
mayo estaba a reventar
de flores y de gramíneas:
el sol iba a declinar.

Por los gestos y miradas
se prestaba a sospechar
que la sesión sería dura:
complicada de abordar.
Su escritor era Faulkner,
ya se pueden figurar
que un autor de tal grandeza
daría mucho que pensar.

En un alarde de ingenio
y aguda sagacidad,
pudieron sacarle en claro,
saltando de alante a atrás,
omitiendo puntuaciones
y regla gramatical,
gracias a su conductora,
componente sin rival,
que despejó muchas mentes
con su clase magistral.

Entre varias opiniones,
que exponía cada cual,
una voz se hizo presente
queriendo participar.
Mas de pronto la reunión
se tuvo que demorar
porque aquella intrusa voz
solo pudo “far fu llar”.

La sesión se quedó muda,
no se oía ni respirar;
y al cabo de unos segundos
todos querían ayudar
a aquella atrevida voz
que a todos vino a asustar.

El bueno del Director,
a punto de fatigar,
se marchó a todo correr
para poderla auxiliar.
Y, sin melindres ni ambages,
y sin pensárselo más,
le llevó agua embotellada
de un famoso manantial.

Entonces se armó el barullo
al ver la voz reaccionar,
porque algunos se empeñaban
de a su casa acompañar.
Entre palabras de aliento
y risas para alegrar,
la oferente algarabía
terminó por silenciar.

Y el grupo, ya más tranquilo,
cuando empezó a relajar,
al bar de enfrente se fue
a cumplir con su yantar.

Y aquí termina el romance
de ese evento peculiar,
que fui testigo directo
sin poderlo remediar.
Y ahora, si me lo permiten,
mil gracias les quiero dar
por tanta solicitud
y por quererme escuchar.

(María Martínez Segura, junio 2017)

Final de la temporada 2016-2017

El pasado martes, 6 de junio, dimos por finlizada la temporada de lecturas de nuestro club (no la temporada de lecturas de sus miembros, que esa no termina). En esta última reunión tuvo lugar un interesante juego, en el que dos equipos, "Las Cervantinas" y "Las Lorquianas", compitieron en buena lid por acertar fragmentos escogidos de las lecturas de este curso. Ganaron "Las Lorquianas" por un apretado 8-7.

Después, y para cumplir con la tradición de todos los años, nos fuimos a cenar. En este punto no podemos por menos que alabar la espléndida gestión de los comisionados para buscar menú y restaurante. La elección, el Restaurante Joaquín, no pudo ser más acertada. Todo estaba riquísimo.

Ya en los postres, disfrutamos de la variada vena artística de los componentes de nuestro club: Maruja nos leyó su "Romance de una Tertulia Especial", en el que hizo gala de su gran sentido del humor glosando la tarde en la que nos dio un sustillo en plena reunión; Trinidad Alicia leyó el soneto que había escrito en honor a Lorca; Sara recitó el poema "Profecía", de Rafael de León; Juan Manuel se arrancó con un tango y Trinidad Alicia hizo doblete, cantando un fragmento de "Capote de grana y oro". Por supuesto, no podía faltar el que podríamos llamar "brindis interruptus" de Mª Carmen, quien también nos recitó unos versos de «La vida es sueño».

Y tras estas actuaciones empezamos a desfilar hacia la calle, porque Virginia amenazaba con desempolvar el repertorio completo de la tuna, y los signos de alarma en las caras de los sufridos camareros eran más que evidentes.

Aquí os dejo el testimonio gráfico del evento. El romance de Maruja lo publico en entrada aparte, porque creo que lo merece. ¡Buen verano!





lunes, 21 de noviembre de 2016

Instrumental, de James Rhodes


La Humanidad ha sido siempre capaz de lo mejor y de lo peor, y esta autobiografía del pianista James Rhodes nos muestra dos buenos ejemplos. En ella es protagonista una de las más sublimes creaciones humanas: la música. Pero no menos protagonista es uno de los actos más despreciables que cabe imaginar: la violación de un niño.

James Rhodes sufrió violaciones y abusos sexuales desde los 5 hasta los 10 años. Al parecer, de manera increíble, nadie se dio cuenta. Tratar de entender, aunque sea mínimamente, lo que eso puede suponer para un niño es quedarse siempre corto, salvo que se haya pasado por una situación similar. Mucho menos nos podríamos permitir juzgar los desórdenes que en la vida de esa persona haya provocado un trauma infantil tan atroz.

El autor, en esta biografía, nos explica las múltiples consecuencias que aquellos hechos aberrantes han tenido en su vida. Daños que, según él mismo confiesa, nunca se superan del todo. En especial, llama la atención que él, la víctima, diga que tiene sentimientos de culpabilidad: he aquí uno de los muchos estigmas que dejan los abusos.

En el caso de James Rhodes, la música le salvó la vida. Lo dice una persona que intentó suicidarse varias veces y que se autolesionaba con cuchillas de afeitar. La música, el piano, la "Chaconne" de Bach, Beethoven, Chopin... y también su hijo, su mujer (cuando escribió el libro). Pero sobre todo, la música.

Hoy en día, James Rhodes es un concertista de piano famoso por tratar de despojar a la música clásica de la capa de elitismo que la rodea. En sus conciertos, se viste de manera informal, cómoda. Habla con el público, explica las obras, las circunstancias en que fueron compuestas por sus autores.

En Instrumental cada capítulo tiene una pequeña introducción en la que James Rhodes habla de un compositor y propone una obra suya para escuchar al tiempo que se lee el capítulo. Un verdadero deleite.

Por otra parte, es un libro que te despierta el interés en buscar información de compositores y obras, de conciertos, de entrevistas, de programas de TV y vídeos en los que aparece James Rhodes...

En definitiva, hay que agradecer al autor la valentía de escribir su historia. A muchas personas que sufrieron violaciones igual que él, les ha ayudado. Y a todos nos ha acercado un poco más a la maravilla que es la música clásica.


En el siguiente vídeo, James Rhodes interpreta la Chaconne en re menor, de Johann Sebastian Bach, en la versión para piano de Ferruccio Busoni. La obra que, según James Rhodes, le salvó la vida:





lunes, 7 de noviembre de 2016

Matar a un ruiseñor, de Harper Lee


“Uno no comprende de veras a una persona hasta que considera las cosas desde su punto de vista... [...] Hasta que se mete en el pellejo del otro y va por ahí como si fuera ese otro.”


“Para poder vivir con otras personas tengo que poder vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno.”


Matar a un ruiseñor es muchas cosas: es una novela contra el racismo, es una magnífica descripción de la vida en un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos en los años 30, es esa misma vida vista a través de los ojos de una niña de 8 años... pero, sobre todo, Matar a un ruiseñor es ATTICUS FINCH.

Atticus Finch es un héroe, quizá uno de los héroes más grandes que ha dado la literatura. Y lo es sin haber realizado grandes hazañas, sin haber acometido peligrosas aventuras. No, Atticus Finch es un héroe sencillo. Es un héroe porque, tanto en su vida pública como en su vida privada, siempre hace lo correcto. Porque siempre trata de ponerse en el lugar de otras personas. Porque nunca pierde los estribos y porque todo lo hace con educación y cortesía.

La historia está contada desde la perspectiva de Jean Louise (Scout), la hija pequeña de Atticus. He ahí otro de los grandes aciertos de la novela. Con sus ojos asistimos a la vida en el pequeño pueblo de Maycomb (Alabama), en una época en la que la segregación y discriminación raciales estaban a la orden del día. En una época en la que el testimonio de un hombre blanco no se ponía en duda, frente al testimonio de un negro.

Atticus acepta defender a Tom Robinson, un hombre negro acusado, injustamente, de haber violado a una mujer blanca. Eso le acarreará el rechazo de muchos de sus vecinos, que lo consideran, despectivamente "amigo de los negros". 

En paralelo con esta trama, en la que descubrimos todas las virtudes del héroe Atticus Finch (emocionante es el alegato final de Atticus en el juicio), seguimos a Scout, a su hermano mayor, Jem, y al amigo de ambos, Dill, en sus aventuras infantiles. A través de ellos, conocemos al resto de vecinos de Maycomb, dando como resultado un excelente retrato de la sociedad rural sureña en los años de la Depresión.

La novela tiene mucho de autobiográfico. El personaje de Atticus está basado en el padre de Harper Lee, que era abogado, y tuvo que defender a dos hombres negros acusados de asesinar a un hombre blanco. Asimismo, en la narradora, Scout, hay mucho de la propia Harper Lee.

Matar a un ruiseñor fue llevada al cine en 1962, dos años después de su publicación. Gregory Peck encarnó a un magnífico Atticus Finch en el que fue, según sus propias palabras, su mejor personaje.


Aunque se pueden encontrar varias biografías de Harper Lee en castellano (sin ir más lejos en la Wikipedia), he encontrado esta otra más completa (eso sí, en inglés):



lunes, 10 de octubre de 2016

Los besos en el pan, de Almudena Grandes

"Esta es la historia de muchas historias, la historia de un barrio de Madrid que se empeña en resistir, en seguir pareciéndose a sí mismo en la pupila del ojo del huracán, esa crisis que amenazó con volverlo del revés y aún no lo ha conseguido."
Como dice la autora, estamos ante una novela coral. Almudena Grandes ha querido hacer un retrato de la crisis económica y de sus consecuencias lo más amplio posible, abarcando una gran variedad de situaciones.

Sin duda, son problemas con los que estamos más que familiarizados, desgraciadamente. En mayor o menor medida, la crisis nos ha afectado a todos, bien personalmente, bien a familiares o amigos cercanos.

Aquí están reflejados el paro, los recortes en sanidad y educación, la falta de oportunidades de los jóvenes, las familias que pasaron de vivir holgadamente a tener que ajustarse el cinturón, los desahucios de viviendas, las personas mayores que confiaron los ahorros de toda una vida y se vieron engañadas... Casi todas las caras de la crisis están representadas en esta obra. Una crisis de la que, según Almudena Grandes, se reirían nuestros abuelos, aquellos que conocieron una guerra y una posguerra, los mismos que nos enseñaron a recoger el pan del suelo cuando se caía y, en lugar de tirarlo a la basura, darle un beso.

En todas las novelas en las que hay muchos personajes e historias se corre el riego de dispersar la atención y el interés del lector, o de que éste se encariñe solo con uno o varios personajes en concreto. Sin embargo, si la novela está bien trenzada, el autor consigue dibujar un mosaico de una época, de un lugar, de una sociedad. Si Almudena Grandes lo ha conseguido o no en Los besos en el pan será lo que debatiremos en nuestra tertulia de mañana.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Lecturas 1er. trimestre 2016-2017



Parafraseando a Joaquín Sabina (más o menos): "el verano duró lo que tarda en llegar el otoño". Y, así, una temporada más, nuestro club se ha reunido a finales de septiembre para retomar las lecturas, las tertulias, y, lo que es más importante, para reencontrarnos tras el verano.

En esta primera reunión dimos la bienvenida a dos nuevas compañeras, Amparo y María, a las que deseamos que se queden muchas temporadas con nosotros.

Tras recordar, una vez más, las normas de funcionamiento del club de lectura, quedaron fijadas las lecturas de este primer trimestre, en el que leeremos varios libros relacionados con la música.

El calendario de lecturas, salvo modificaciones, quedó como sigue (queda por confirmar la última reunión del año, que debería ser el 6 de diciembre pero es festivo):



FECHA
TÍTULO
AUTOR
11-Oct-2016
Los besos en el pan
Almudena Grandes
25-Oct-2016
El cielo ha vuelto
Clara Sánchez
08-Nov-2016
Matar a un ruiseñor
Harper Lee
22-Nov-2016
Instrumental
James Rhodes
¿07-Dic-2016?
El pianista del gueto de Varsovia
Wladyslaw Szpilman