sábado, 29 de septiembre de 2018

Lecturas primer trimestre 2018-2019



El pasado 25 de septiembre dimos comienzo a una temporada más de lecturas en nuestro querido club "La Tertulia".

Esta es la programación para este primer trimestre y el comienzo del siguiente:


 
PORTADA


 
TÍTULO
 
AUTOR
 
FECHA
Los pacientes del doctor García Grandes, Almudena
9-Oct-2018

La librería Fitzgerald, Penelope
23-Oct-2018

Ética para Amador Savater, Fernando
6-Nov-2018
La vida negociable Landero, Luis
20-Nov-2018
Fahrenheit 451 Bradbury, Ray
4-Dic-2018
La caverna Saramago, José
18-Dic-2018
La cena secreta Sierra, Javier
8-Ene-2019
A sangre y fuego Chaves Nogales, Manuel
22-Ene-2019

lunes, 13 de agosto de 2018

La Literatura es aventura



Este año he sido hermana de un terrorista – revolucionaria de primera línea – abuela de un gran pintor –  aprendiz de filosofía – y me han susurrado al oído las más hermosas palabras de amor



Realismo mágico no sólo debería referirse a un movimiento literario hispanoamericano, deberíamos extenderlo a todo buen libro que consigue transportarnos desde nuestros sofás a lugares que ni siquiera podríamos imaginar.

Los libros, a veces son como un gran almohadón donde gozamos de los más bellos sueños.

Y otras veces, son como un colchón de clavos donde sufrimos verdaderas pesadillas.

¡Ven! ¡Acércate a la biblioteca de Albacete!

Y podrás sentir en tu propia piel, como lo he sentido yo, por qué se acelera un corazón, o saber a qué saben las lágrimas.

Con (Patria) de Fernando Aramburu, llegué a oír silbar las balas cuando dispararon al Txato, lloré al ver el desprecio que se generó a su alrededor por pensar de forma diferente, la facilidad con que nos dejamos manipular, la pasividad humana, supongo que por el miedo ante las injusticias, y yo, Arantxa, hermana de uno de aquellos que empuñaban las armas , pero incapaz de odiar, sentí que mi corazón se iba partiendo a trocitos, aunque con algunos de esos trozos intenté cubrir los espacios vacíos de otros.

Algo contenta, podría decir, al fin, con (Burundanga), obra de teatro, dirigida por Gabriel Olivares, porque cuando se puede hablar de un tema que ha causado tanto dolor, como es el terrorismo, con gracia e ingenio como en esta ocasión, es síntoma de que las heridas empiezan a cicatrizar, además el sentido del humor es signo de inteligencia.

Esta primavera subí en un barco (El paraíso en la otra esquina), Le Mexican, de Francia a Perú, de la mano de Vargas Llosa, y el capitán se enamoró de mí, aunque yo Flora Tristán, tenía la cabeza en otros menesteres, comenzar la lucha por la emancipación de la mujer y los derechos de los trabajadores.
Pero, ¿Sabéis qué?, mi nieto Paul Gauguin, uno de los pintores más cotizados de toda la historia, sí tuvo tiempo para estos temas, aunque quizás formase parte de su trabajo, porque decía que el amor le inspiraba para pintar, ¡Ay Gauguin!

¡Y Clarín!, conocido por su obra La Regenta, también autor de cuentos sublimes, conmovedores, porque no se puede decir más con tan pocas palabras, con (Aquiles Zurita) relato breve, caló hasta mis huesos el frío de su soledad, ingenuo aprendiz de filosofía, daba grandes paseos, intentando encontrar la esencia del ser en sí mismo, y lo que era más difícil, a Dios, cuando ya ni su profesor creía en ello, sólo hay hechos le dijo D. Cipriano, ¡Hay que vivir en el mundo!, y para hechos la señora de D. Cipriano, guapetona hija de un prospero empresario.

No penséis que me he olvidado de la poesía, joya de la literatura, el poeta, por cuya boca habla el espíritu colectivo, tamiza la realidad y con el filtro del arte nos ayuda a caminar, proyectando luz en las profundidades del alma.

Con San Juan de la Cruz, que nos habla de amor verdadero, parece que nuestros pies se elevan del suelo, porque no hay amor más excelso.

¡Oh noche que guiaste!
¡Oh noche amable más que el alborada!
¡Oh noche que juntaste
Amado con amada
Amada en el Amado transformada!

Si quieres saber más de la realidad y lo que hay más allá, si realmente queréis vivir, ¡Ellas están ahí!

Las bibliotecas siempre han estado a nuestro lado, son eternas, son nuestra memoria, tablas de arcilla, papiro, pergamino, códice, papel (no importa el soporte), dan cobijo, refugio a los libros que nos protegen de la manipulación, nos muestran alternativas, oriente y occidente, tradiciones, folklores, cosmovisiones, las diferentes formas de ver lo que hay en la bóveda del los cielos y bajo nuestros pies.

Leer es uno de los momentos realmente sagrados de los que podemos disfrutar.
El libro, tú y el silencio, ¡Felicidad!

Sara Monteagudo Moya


lunes, 18 de junio de 2018

Frankenstein resuturado


   Resultado de imagen de frankenstein resuturado

Hace algunos años, tuve la ocasión de leer la magnífica novela de Mary Shelley: Frankenstein. Puedo asegurar que me gustó. Pero, influida por el cine en blanco y negro y por ese monstruo de cabeza plana y tornillos en el cuello, solo ví, una ficción muy bien escrita.

Con motivo del segundo centenario del nacimiento oficial de  esta criatura, y  en homenaje a su autora, se ha editado un nuevo libro con el título, “Frankenstein resuturado”. Nos exhorta a pensar cuál sería el periplo de este engendro si hubiese vivido las veinte décadas desde su nacimiento oficial hasta hoy.
 
Frankenstein, igual que el ser humano, es creado sin pedir venir al mundo. Su cerebro, inmaculado, tiene que empezar a ocuparse. Su primer  sentimiento es, como el hombre: ser querido, acariciado, no repudiado ante ninguna merma física.

Como he dicho antes carece de toda gracia; es rechazado por su propio creador, y a pesar de ese desprecio, él, quiere amar; ser admitido en la sociedad, poder disfrutar del afecto humano.

Al verse marginado, llora, lamenta ser creado, se retuerce de dolor y comienza odiar, a maquinar cómo puede devolver tanta deshonra; y mata: mata, sin compasión, en un arranque de ira y rencor, hacia aquel que lo ha creado y hacia todo lo creado. Piensa, como dice Julio César Iglesias en su relato  ”Al final del paraíso”, que, si no puede desaparecer de los sueños de los hombres, los hombres compartirán sus pesadillas.

Y en efecto: los hombres las compartimos. Compartimos: el odio, la sed de venganza, la guerra, el hambre, la violación y asesinato de mujeres y niños, la pederastia, la pornografía, la droga, el comercio de armas y un largo fluir de pateras vagando sin rumbo hacia  lo desconocido… como él.

El monstruo Frankenstein, sigue con nosotros. Y sigue la ambición de poder, de tantos Victor Frankenstein, que, poseídos de ese poder, arrastran a la muerte, la ruina y la desolación.

Mientras que ese monstruo siga errante y no haya quien lo detenga, seguirá la destrucción y la muerte por muchas más décadas; la soledad será mucho mayor, su periplo podrá ser eterno, y nunca habrá final.

Maruja